¿Por qué no debes ponerle zapatos a tu bebé que gatea?

0
81
views

A la hora de vestir a mi bebé tomo muy en cuenta su comodidad y su libertad de movimiento antes que las modas de tendencia. Es esto lo que me mueve cuando voy a comprarle un calzado y más porque sin saberlo podríamos estar interfiriendo con el correcto desarrollo oseo  y funcional de nuestro pequeño. Expertos del Hospital Nisa Pardo de Aravaca, en Madrid, han querido dar su opinión acerca del calzado infantil y al hablar del calzado de los bebés han aconsejado que nunca se les ponga zapatos, por muy modernos que sean.

¿La razón? La estructura ósea de un niño tarda en consolidarse completamente y el pie de un bebé está en continuo crecimiento y formación por lo que la elección del calzado es importante para favorecer un correcto desarrollo. A la hora de elegir un zapato debemos evaluar que le queden cómodos y que le permitan moverse sin problemas. Lo estético es importante pero debemos dejarlo en segundo plano.

Según explican los Expertos, un bebé que aún no gatea no debería llevar calzado alguno para permitir que su pie crezca y se expanda sin obstáculos que puedan alterar su desarrollo, por eso afirman que para protegerlos del frío es suficiente con ponerles calcetines o patucos. Tu bebé necesitará zapatos sólo cuando empiece a caminar.

Y no es que los saquemos a la calle descalzos, lo que decimos es que podemos optar por aquellos zapaticos de tela, que no pesan, que no aprietan ni interfieren con el crecimiento oseo de nuestro pequeño. Estos zapatos al no tener suela rígida serían una excelente opción para vestir a nuestros pequeños y en las tiendas podemos encontrarlos en cientos de diseños, por lo que, en este caso, lo estético puede estar atado a lo útil y lo conveniente.

Recomendaciones a la hora de comprarle calzado a nuestro pequeño

  • Asegúrate de que le calzado no le quede pequeño, que no le apriete, que el elástico o bandas no le corten la circulación ni le rocen o produzcan heridas.
  • Que no le presionen los dedos al ponerlo.
  • Opta por los zapatos para bebés que no llevan suela rígida y que son blandos, pues su confección es a base de telas.
  • Es recomendable que vayan a comprarle calzado a  tus bebés  por la tarde porque es cuando los piecitos de tu bebé se expandirán aproximadamente un 5 por ciento.
  • Procura que el material de la parte superior del calzado que elijas sea ligero y no sintético, para que los pies de tu bebé respiren y no suden mucho.
  • Las suelas deben ser flexibles y con un buen agarre para evitar que tu bebé se resbale.
  • Es importante que los cordones sean lo suficientemente largos para que hagas un nudo doble y asegures a tu bebé.

¿Cómo verificar que el zapato es de la talla adecuada?

  • Cuando le midas los zapatos a tu niño, asegúrate que esté parado para verificar que le queden bien.
  • Una manera de verificar si el zapato es de la medida adecuada, es si hay suficiente espacio para meter tu dedo meñique entre el talón y el zapato. Además el espacio entre la punta de su dedo gordo y la punta del zapato debe ser del ancho de tu pulgar. Eso le proporciona espacio suficiente para que pueda mover los deditos de los pies.
  • Trata de agarrar un poco del material de la parte de arriba del zapato. Si no puedes hacerlo, el zapato podría estar demasiado apretado.

Te invitamos a que te suscribas para que recibas tips e información super útil sobre crianza, lifestyle, hogar y viajes. Te prometo que valdrá la pena.