¿Cuándo es el momento ideal para cambiar a mi bebé a su habitación?

0
70
views

Mucho se opina sobre cuál es el tiempo ideal en el que debes permanecer con tu bebé en tu habitación, sobre cómo malcrías a tu hijo si lo tienes junto a ti por más de sus primeros 3 meses de vida o lo difícil que será ese momento en el que decidas que es hora de mudarlo a su habitación.

Pero lo real es que cada niño es diferente y es necesario que comprendamos que tenemos en casa a una personita que es totalmente diferente a su hermano, a su primo o al vecino del frente. Crear paradigmas en torno a cómo debe ser o lo que debe hacer nuestro hijo en X edad es frustrante para ellos y para nosotros, además de que esto nos impide apreciar todo lo bueno que viene con la maternidad y disfrutar cada etapa de aprendizaje de nuestros hijos a plenitud.

Tenía unos días preparando este post porque más que darles solo mi opinión y compartirles mi experiencia respecto a este tema, quería traerles de la mano de otros padres reales sus experiencias y vivencias.

Comenzaré por contarte cómo fue mi experiencia al mudar a mi hijo a su habitación y cómo lo hice

El momento de mudar a tu bebé a su propia habitación es algo que no se puede predecir, ya que cada niño es distinto, único y especial. Él mismo te dará señales de cuando ya es el momento ideal y tu instinto de madre por igual. Aquí lo importante es conocer a tu hijo, reconocer sus señales a tiempo y estar ahí para ayudarlo en su proceso para que este sea afrontado de la mejor manera posible.

Como madre primeriza creía que mi hijo estaba muy pequeño para irse a su propia recamara, con solo pensarlo se me partía el alma, pues ya no lo tendría tan cerquita para oírlo respirar, para verlo en las madrugadas o para saber que todo estaba bien. Durante un tiempo sufría en silencio porque sabía que estaba llegando el momento pero no quería reconocerlo.

Bianmarc dormía en un corral que teníamos junto a nuestra cama. Pero iba creciendo tan rápido que aunque quisiéramos mantenerlo más tiempo a nuestro lado, no podríamos hacerlo ya que no iba a caber luego de su primer año. Con solo pensarlo, moría de angustia. 🙁

No fue sino hasta que nos fuimos de paseo al campo de mis abuelos maternos en Semana Santa del 2015 cuando me percaté de que el niño se dormía fácil en la cama. Simplemente debía quedarme con el un rato acurrucándolo, cantándole o arrullándolo para que cayera rendido. En ese momento tenía 10 meses.

Cuando regresamos a casa e intentamos dormirlo en su corral la primera noche, se movía mucho y se despertaba a cada instante en la madrugada. Definitivamente algo no estaba bien porque el ya dormía su noche completa desde hace un tiempo. Deduje inmediatamente que ya no le gustaba el corral, que ya quería más espacio para dar sus vueltas y moverse de lado a lado.

📌 Para que se fuera familiarizando con su habitación lo llevaba conmigo cuando íbamos a elegir su ropa, le coloqué una alfombra de goma eva con números en el piso y juguetes accesibles. Pronto el entraba al cuarto a buscar sus juguetes y a sacar los números de la alfombra para jugar con ellos.

📌 Probamos dormirlo en su cama, una cama de una plaza con barrotes a los lados para evitar que se cayera. Primero experimentamos ponerlo de día para que se acostumbrara a su nuevo espacio y fue todo un éxito.

📌 Colocamos unas lamparas de IKEA con formas y colores en las paredes para que, en caso de que la oscuridad no le gustará, pudiéramos dejarlas encendidas. Esto no fue necesario porque, como Bianmarc ya se había acostumbrado a dormir a obscuras, la luz lo despertaba en la madrugada.

📌 Ya para esta etapa Bianmarc sabía llamarnos cuando necesitaba que lo buscáramos, cuando despertaba o cuando tenía hambre, además nos apoyamos en el uso de un monitor con el que podíamos escuchar inmediatamente despertaba. No es de pantalla pero si se escucha hasta el abanico de techo girar por lo que nos funciona perfectamente.

📌 Nos ayudó mucho también ponerle un mosquitero bien sujeto a la base de la cama. Este servía como límite para que el niño no bajara de la cama solo. Cuando despertaba se quedaba en la cama jugando o nos llamaba para que lo buscáramos inmediatamente.

Como verás mi proceso muy pacifico y sin traumas. Esperé que el niño me marcara su tiempo, supe reconocerlo, seguí mi instinto y lo apoyamos en su proceso.

Otros padres nos cuentan su experiencia

Yadhira-Pimentel

“En mi caso Yalía estuvo con nosotros en la habitación y en su cuna como hasta los 10 meses cuando ya se sentaba, se paraba en la cuna sostenida y  sabía llamarme con fuerza mamaaaa o a su papaaaaa y nos sentíamos como padres primerizos más tranquilos para dar ese paso., además usé un monitor de Avent maravilloso con el que  podía escuchar hasta la respiración de mi hija.

Al cabo de unos meses Yalía empezó a roncar y  se le diagnostico Hipertrofía de Adenoides lo que a su vez le provocaba apnea del sueño., para explicarlo mejor si Yalía no roncaba entonces no estaba respirando, ya te imaginarás la angustia tanto mía como de mi esposo que cuando no la escuchábamos roncar nos parábamos de un salto de la cama corriendo a su habitación para asegurarnos de que estaba bien y colocarla en una posición erguida donde pudiera respirar mejor, ya que operarla tan pequeña, ni pensarlo.

Te hago esta breve historia porque tanto mi esposo como yo decidimos regresarla a nuestra habitación para tenerla cerca y poder auxiliarla en caso de ser necesario hasta que tuviera la edad adecuada de operarla y así lo hicimos.

Luego llego Yaimar, y Yalia siempre dijo que su hermanita dormiría en la que fue su cuna y al lado de su camita., en esos meses estábamos en el largo proceso de lograr que Yalía se quedará en su camita después de haber dormido con nosotros un buen tiempo por la situación de salud que se le presento y Yaimar desde que nació durmió en su habitación que esta a un 3 pasos de la mía y con ayuda del monitor que te conté me sentí muy tranquila.

Por eso digo que no hay una fecha específica para hacerlo porque todo va a depender del bebé y de las situaciones que se presenten en esta aventura de ser madres., mi recomendación es seguir tu instinto y conservarlo con tu pareja.”

PapibloggerHola Bianna,

 
Para mi el momento adecuado es cuando el bebe tiene tres o cuatro meses.  Con mi propia experiencia te puedo decir que es un error muy malo tener un niño o niña durmiendo todas las noches con sus padres.  Hay que empezar desde muy temprano.  
 
Fue muy difícil con mi segunda hija porque no pudimos transferirla hasta los SEIS años.  Lo hicimos por amor pero nos costo mucho trabajo acostumbrarla a dormir en su cuarto con su pequeña hermanita.”

Maybelline-naturalmentemamaHola Bianna!

Bueno, te cuento que yo tengo un nené de 5 años y hasta los 11 meses durmió con nosotros, nos mudamos de casa y lo pasamos directamente a su propio cuarto. El monitor me fue de mucha ayuda, ya que me daba cuenta cuando se despertaba y necesitaba comer o que le cambiara el pañal.
 
La verdad que el hacer ese cambio viene a diferente momento dependiendo del niño y también dependiendo de la situación de cada famiia. Tanto los padres como el niño tienen que estar listo para dar ese paso, sobre todo si el niño se enferma mucho, si estas amamantando o eres una mamá que trabaja fuera de casa.
 
Hay muchos factores que influyen al momento de ‘mudarlos’ a su propio cuarto, pero es importante tomar en cuenta la personalidad del niño, en en caso de mi hijo, él siempre ha sido independiente pero muy pegado a mi, así que recuerdo que varias noches me tenía que quedar con él hasta que se durmiera.
 
Es un proceso lindo y que forma parte de su crecimiento, así que creo que hay que tomar en cuenta las necesidades de cada niño para dar ese paso y aprovechar la oportunidad para fomentar independencia y tratarlos como niños más grandes.

Lo importante de cambiar un niño a su propia habitación es hacerlo con calma, con paciencia, en el momento en el que tu instinto maternal te indica es correcto y en el que tu hijo te da las señales adecuadas. No lo hagas porque la gente diga ni cuando la gente lo diga, recuerda que la madre o el padre eres tú y solo tú decides la forma en la que quieres vivir tu paternidad y todo lo que la crianza implica a fin de criar niños felices y emocionalmente sanos.

✏ Cuéntame en los comentarios cómo fue tu experiencia y cuáles medidas has tomado para que sea un proceso feliz.

Te invitamos a que te suscribas para que recibas tips e información super útil sobre crianza, lifestyle, hogar y viajes. Te prometo que valdrá la pena.