10 hábitos para aumentar tu productividad y alcanzar tus metas

0
104
views
10 hábitos para aumentar tu productividad y alcanzar tus metas

A medida que he ido planteándome metas y objetivos a corto y mediano plazo me he dado cuenta que lo más importante para conseguirlos y hacer realidad nuestros sueños es tener la actitud adecuada, la disposición de enfrentar todos los obstáculos que se nos presenten, la perseverancia y focalizar nuestras acciones para conseguir nuestras metas una a una. Pero aún más importante, es ponernos en acción, sin importar los miedos, sin importar nuestros propios bloqueos mentales, sin importar el que dirán. Lo ideal es movernos a la acción, probar y elegir el método que mejor nos convenga para aumentar la productividad y alcanzar nuestros objetivos en un menor tiempo y aumentando nuestra calidad de vida.

Aquí  tienes 10 hábitos que te ayudarán a mejorar tu productividad y conseguir tus metas sin morir en el intento. Espero que las desgloses, las analices bien y las lleves a la acción porque te serán de mucha ayuda para equilibrar tu vida en todos los sentidos, ayudándote a sentirte más feliz y plena.

1. Divide tus tareas diarias en acciones precisas

Al desglosar tus tareas diarias evitarás ese bloqueo que se produce al sentir que tienen todo por hacer y ningún lado por donde comenzar. Al dividir tus objetivos en pequeñas acciones diarias te será más fácil pasar a la acción y el hecho de conseguir avances diarios te ayudará a mantenerte motivado durante toda la carrera.

2. Prioriza las tareas y enfócate en las más importante

Determina cuáles serán las tareas prioritarias de tu día y mantente enfocadas en las más importantes. Si bien hacer listas es una buena técnica para que nada se te pase por alto, lo mejor es decidir que tarea es más importante que termines ese día y enfocarte en ella evitando la dispersión.

3. Evita las interrupciones

Si quieres aumentar tu productividad, creatividad y eficacia, evita interrumpir tus momentos de concentración. De ser posible, mientras trabajas intenta no responder mails, no tener alarmas ni notificaciones activadas y elimina de tu zona de trabajo todos aquellos elementos que perturben tu concentración y puedan provocar que te desenfoques.

4. Pregúntate: ¿Qué tarea tengo que acabar hoy?

Al sustituir la palabra “hacer” por “acabar” estamos provocando que nuestro cerebro se ponga en acción de una manera más poderosa y efectiva, evitando dilataciones y poniéndose en lo que debe estar.

5. Evitar ser multitasking

Una de las particularidades de las mujeres, es que tenemos el don de poder realizar varias cosas a la vez, pero también es cierto que querer hacer esto puede provocarnos estrés, falta de concentración, bajo rendimiento y resultados mediocres.

Si quieres ser más eficaz y productiva centra toda tu atención en cada una de las acciones diarias de manera individual en vez de intentar llevarlas a cabo todas a la vez. Termina una cosa para que puedas pasar a otra sintiéndote plena y feliz.

6. Pon límites al tiempo que dedicas a las tareas diarias y a tu trabajo

Al poner límites a tu tiempo disponible para realizar cada tarea te concentrarás más y serás más eficaz y productivo pues no tendrás tiempo que perder para cumplir con lo pautado. Por ejemplo, dedica 1 hora a publicar en las redes sociales de tu empresa, 15 minutos a responder mails, 4 horas para trabajar los proyectos de tus clientes, etc.

Otro punto a tomar en cuenta es descansar de 10-15 minutos por cada 2 o 3 horas de trabajo. Puedes probar parándote de la silla e irte a tomar un café o ir a caminar.

7. Ten una vida personal activa

Se que es difícil, porque lo he vivido, pero no es imposible. Tener una vida social activa, salir con amigos, tener aficiones luego del trabajo, hacer ejercicio, inscribirte en algún curso que hace tiempo anhelabas son algunas de las tantas cosas que puedes hacer para entretenerte y despejar la mente. Recuerda que el tiempo no se encuentra, se crea.

Asimismo, cuando estés en vacaciones y los fines de semana, trata de apartarte de los gadgets tecnológicos y no trabajar por nada del mundo. Esto te ayudará a tener más energía y vitalidad para enfrentar todos los retos que vengan.

8. Uno de los mejores hábitos para ser eficaz es: Dormir

Puede sonar paradójico, porque muchos dicen que luego que eres madre no vuelves a dormir nunca más, pero satisfacer esta necesidad biológica es super importante para mantenerte activa y enfocada. Cuando duermes la cantidad de tiempo adecuado y tienes un sueño de calidad tu cerebro se resetea, tu mente piensa con claridad y rapidez, eres más creativo y solucionas los problemas en menos tiempo.

Elimina todas las distracciones de tu entorno a la hora de dormir, apaga el móvil, la TV, el radio, duerme en un lugar tranquilo, seguro y donde haya la menor presencia de ruidos.

9. Aprende a decir no

Una tarea difícil de aprender pero necesaria para mi paz y mi bienestar emocional fue comenzar a decir no ante aquellas peticiones que me pueden hacer desviar de mis objetivos, con las cuales no estoy de acuerdo o para las cuales no tengo tiempo. Aprender a decir “no” te permite mantener focalizada en aquello que realmente importa sin sentirte mal por no poder abarcarlo todo.

10. Levántate temprano y dedica un tiempo para ti antes de empezar a trabajar

Levantarte temprano te ayudará a ser más productiva. Pero si adicional a esto dedicas un tiempo para ti antes de ponerte a trabajar verás como conseguirás empezar el día de mejor humor, con más energía y vitalidad, factores que impactarán positivamente y de manera directa en tu productividad y eficacia.

Si aplicas paso por paso estos consejos y los conviertes en hábitos diarios verás como tu productividad aumentará significativamente y alcanzarás todo aquello que te propongas.

Te invitamos a que te suscribas para que recibas tips e información super útil sobre crianza, lifestyle, hogar y viajes. Te prometo que valdrá la pena.